miércoles, 20 de abril de 2011

Restaurar una Sanglas, Capítulo 9: Restauración del motor 5

Ajuste del motor

Montar y desmontar, al final es como un puzzle en 3D, las piezas solo pueden ir en un sitio, y haciendo uso del despiece disponible, es complicado que nos sobren piezas a poco que seamos meticulosos con los diagramas y el montaje.

Pero esto no quiere decir que el motor vaya a funcionar perfectamente, para que esto ocurra debemos ajustar distintos sistemas del motor, el primero es el del encendido, pero luego vendrá el embrague, el carburador, los distintos cables de accionamiento y hasta la posición de las palancas, manetas y reposapiés.

Para seguir el montaje del motor debemos montar las levas y piñones del encendido.


Si nos fijamos en ambas levas, llevan en el piñón marcadas las letras A y E, para admisión y escape respectivamente. Pondremos el eje de cada una de forma que en el piñón izquierdo queden enfrentados los puntos de la A y del piñón central, y en la derecha el punto de la E con el del piñón central.


Ahora podemos ver el triángulo que forman los tres puntos al centrar el piñón inferior.

 

Aún así es buen momento para ver cómo actúan las levas sobre los empujadores para hacernos idea de los tiempos de apertura, cierre y cruce de válvulas.

Recordad que el piñón inferior va montado a presión, cuesta bastante meterlo, con una llave de tubo y una maza, y con un golpe certero, o dos, se debe ir al sitio, es importante que la chaveta se quede en el sitio, un poco de grasa hace milagros. Sobre este piñón va montado el sinfín de la bomba de aceite. OJO, a contrarrosca.


Después de apretar hay que enchavetar la arandela para asegurar que el sinfín no se desenrosque.

Una vez hecho esto ya es hora de montar pistón, cilindro y culata. En la restauración inicial se explica con detalle.






Aprovecharemos para hacer el ajuste de válvulas. Recuerdo los pasos, pistón en PMS en compresión, ajustar el balancín para que pise el empujador pero aún deje girar este. Si lo hacemos bien, el balancín lo podremos mover lateralmente pero de forma casi imperceptible, si hace ruido es que está flojo y si no se mueve nada es que está demasiado apretado.

Poner las tapas de balancines y ya está montado el motor, bueno casi.


Montaje de la dinamo

Antes de cerrar el motor, deberemos montar la dinamo y su cadena. La dinamo va sujeta por un tornillo largo y una tuerca gruesa que permite tensar la cadena, así que empezaremos por emplazar la dinamo en su sitio sin tensar nada, luego ponemos la cadena. En este caso la pusimos nueva.

Luego tensaremos la cadena y apretaremos bien la dinamo en su alojamiento.




En cualquier caso no queda muy tensa.




Montaje de la cadena primaria

Una vez tengamos puesta la cadena de la dinamo debemos poner la cadena doble, todas estas cadenas hay que montarlas con el clip en dirección al avance para evitar que se puedan salir de su sitio.



Se echa de menos un tensor de cadena, sería posible montar uno con muelle y patín, pero habría que taladrar el cárter por su parte inferior y posiblemente sería fuente de pérdidas de aceite. Otra opción sería adaptar a la forma del motor un patín más largo y sujetarlo de alguna forma para que no se interponga en el recorrido de la cadena. Todo esto queda lejos de mis capacidades logísticas y ganas de complicarme la vida así que aguantaré ese pequeño ruido de la cadena.



Montaje de la bomba de aceite



Si hay algo delicado en las Sanglas es el engrase, de ello se encarga la bomba que a la vez impulsa el aceite desde el cárter para el engrase y del cárter del cigüeñal hacia el filtro y el depósito. Esto se consigue con un pistón de vaivén, al parecer no da mucho caudal y a altas vueltas el flujo de aceite no es suficiente y los motores gripan, así que no se recomienda llevar el motor a altas revoluciones durante un periodo largo.


El montaje es sencillo pues basta con ponerla en posición y apretar los tornillos que la sujetan, al haberle hecho una junta nueva, de menor grosor y apretar los tornillos, resulta que el cigüeñal se quedaba trabado, comprobé que todo en la bomba funcionaba bien, al final sustituí la junta por otra más gruesa y solucionado el asunto. Los tubos del aceite son fáciles de poner, consultar “cosas que salen mal” antes de apretar demasiado.

Limpieza y renovación del carburador

Este fue el cuadragésimo "poyaque" que le hice al motor, pues ya que estaba en ello, porque no renovarle al carburador los chiclés y darle una limpieza interior, dicho y hecho, pese a que Pachi es un maestro en carburadores, me decidí siguiendo sus instrucciones a meterle mano al de la FEYS, los pasos fueron, desmontar, separar las piezas y limpiarlas con spray especial de limpieza de carburadores, él los limpia con limón rebajado, y cambiar los chiclés, como aparece en las fotos.


Aquí podéis ver el despiece del carburador, o lo que hay dentro de la cuba, de izquierda a derecha, el cuerpo, un chicle, el portachiclé, otro chiclé que lleva un filtro, el filtro, la boya y la aguja que corta cuando se alcanza el nivel adecuado en la cuba.

El carburador es un mecanismo increíble pues es capaz de proporcionar la mezcla adecuada de aire y gasolina, alrededor de 7 a 1, en todo la gama de revoluciones del motor, para ello almacena cierta cantidad de gasolina en la cuba, cantidad que va limitada por la boya que al flotar sube la aguja o válvula de nivel que cierra la entrada de gasolina. Cuando el motor está al ralentí, la gasolina pasa por un conducto directamente al motor, en el caso de este carburador, el ralentí se regula mediante un tornillo que hace subir o bajar la campana dejando pasar más o menos aire, y la gasolina llega por el tornillo piloto, a medida que aceleramos levantamos la campana permitiendo mayor entrada de aire, ahora la gasolina sigue entrando por el tornillo piloto pero también comienza a entrar por el chiclé principal, al subir la aguja. Ahora y a medida que aceleremos será la aguja y su posición, de las tres posibles la que marcará la riqueza de la mezcla. El efecto de mover la aguja en sus tres muescas sólo se nota a partir de ¾ de acelerador en adelante.

¿Qué ocurre cuando el carburador está sucio?

Pues que la mezcla no se produce en proporción adecuada pues la porquería restringe el paso de gasolina y la mezcla es más pobre, perdiendo respuesta del motor. Así que conviene, y más en estas motos con tantos años, darle una limpieza al carburador para evitar este efecto.






Motor de arranque

Debido a la acumulación de aceite en el cárter del cigüeñal por haber dejado cegada en retorno la bomba de aceite con pasta para juntas, el nivel llegó hasta el motor de arranque anegando este de aceite, para intentar recuperarlo, tuve que desmontarlo y aún ando limpiando hasta que consiga dejarlo limpio y funcionando. Os pongo las fotos del despiece.

Así que he tenido que poner una tapa en el orificio del motor hasta entonces.

1 comentario:

edunont1 dijo...

Hola, me llamo Eduardo y estoy restaurando una sanglas 400f y acabo de leer la que hicistes en la tuya, impresionante. No se si puedes responderme una duda, en el lateral donde se alojan las cadenas salen las dos barras una para el pedal de arranque y la otra para los cambios, como se logra que el aceite no fugue por ahi?